Construir en vidrio o construir en cristal, he ahí la cuestión. ¿Con qué material encontraremos el equilibrio y la estética necesaria para lo que queremos construir? Desde Vitreus – vidres i miralls abordamos las ventajas de construir en este tipo de materiales frente a otros.

En primer lugar, cabe destacar que el uso tanto de vidrio como del cristal en la construcción ofrece un efecto estético muy diáfano, lumínico y amplia en percepción los espacios, pudiendo aplicarse en ventanas, puertas acristaladas, revestimientos de fachada, mobiliario urbano, así como en separaciones de balcones, peldaños de escaleras, mamparas para despachos o mobiliario interior.

Mientras que con los cristales obtendremos un resultado con brillo y una elegancia mayor en la composición, en el caso del vidrio, podemos obtener tanto resultados transparentes como transparentes, logrando tanto materiales de seguridad laminados en vidrio, como una amplia variedad de formas que ayuden a generar una estética acorde a lo que busquemos.

El vidrio tiene una amplia variedad de aplicaciones, así como la posibilidad de ser reciclado en su totalidad, razón por la que tiramos nuestras botellas de vidrio a su contenedor correspondiente. Además, tanto cristal como vidrio permiten ser más ecológicos, tanto por temperatura como por uso de la luz en la construcción, por la reducción de residuos y por las menores emisiones de CO2 que, por ejemplo, requiere el reciclado del vidrio en su proceso de fabricación, un 20% menos.

En el caso del vidrio, se trata de un material más poroso y delgado que el vidrio, ofreciendo una calidad y cuidado mucho más destacado.